Lección 11 Comentario de textos de poesía del Siglo de Oro

CURSO DE COMENTARIO DE TEXTOS DE POESÍA DE LA EDAD DE ORO

Lección 11

 

8.- LA IMITACIÓN ADECUADA Y VEROSÍMIL: LA TEORÍA DE LOS ESTILOS – EL DECORO POÉTICO.

     La teoría de los estilos es otro aspecto básicos de las reglas de los clásicos para el arte. Por cierto, que había sido una teoría muy tenida en cuenta también en la Edad Media.

     Según el tema, los  personajes, el tono, el género literario, etc, del escrito, se estipulaba que se debía escribir de un modo u otro. Por ejemplo, en la tragedia sólo podían aparecer reyes y personajes nobles mientras que tales personajes estaban prohibidos en la comedias. En las tragedias el lenguaje debía ser culto y elaborado, en las comedias, por el contrario, ese lenguaje era improcedente y había que emplear otro más humilde y cercano al coloquial. Un mismo autor, pues, debía estar acostumbrado a manejar varios códigos distintos dentro del código literario general del clasicismo.

     Estos diversos modos de escribir son los diversos estilos. Eran tres. En poesía se distribuían así: alto (épico o heroico), medio (lírico) y bajo (satírico y burlesco o temas cotidianos o costumbristas). Pero veamos un poco cómo funcionaba todo esto y cómo se ensamblaban los diversos aspectos de esta teoría poética.

 

     Para guardar el «decoro poético» en el estilo alto y medio se debían evitar expresiones coloquiales o satíricas, por ejemplo. La concordancia entre el estilo y el tema tratado era lo que se llamaba el «decoro».
Se trata, en el fondo, de un aspecto de la verosimilitud. Si decimos, por poner un ejemplo, que los personajes de la tragedia debían hablar en estilo elevado para hacerlo con decoro, estamos diciendo que debían hacerlo así para que resultaran verosímiles, o, dicho de otro modo, para que la imitatio de las pasiones tr??gicas fuese adecuada. Los elementos que en cada caso (descripción de un ambiente, de un sentimiento, de un paisaje, etc;) se escogían para representarlo -cfr; supra– (cabellos rubios, ojos claros, v.gr; para representar la belleza femenina), debían guardar «decoro» o sea, ser lo bastante adecuados y representativos como para resultar verosímiles. Un paisaje se describe con decoro aludiendo a ella con los elementos que con más verosimilitud reproducen su esencia ideal: ríos serenos y cristalinos, vegetación frondosa, sombra abundantes, etc.

     Siguiendo con este ejemplo, existía, en efecto, un modelo de paisaje de belleza ideal sintetizado en el tópico del Locus amoenus que incluía una serie de ingredientes obligatorios: agua serena y limpia, vegetación frondosa, sombra abundante, tranquilidad, silencio, aves… Si Garcilaso quiere decir que el Tajo es un río tan hermoso como los más hermosos de los poetas clásicos, deberá describir el Tajo de modo semejante a cómo Virgilio, Horacio u otros modelos clásicos describían sus ríos. Si quiere pintar como hermoso paisaje junto al Tajo, aunque Toledo sea un secarral, en el poema de Garcilaso debe aparecer como un vergel. También existía un modelo tópico de belleza femenina ideal. Debía tener largos cabellos rubios y ojos claros, por ejemplo. El poeta para hablar de la extraordinaria belleza de su amada, tenía que presentarla como rubia y con ojos claros… Isabel Freire debía ser cantada como rubia, aunque fuese morena, y con ojos claros, aunque los tuviera negrísimos, si lo que se pretendía era expresar que tenía una belleza ideal: eso era describir su belleza con decoro, «imitarla» adecuada y verosímilmente.

 

     Como vemos, el panorama se completa con la constatación  de que en mucha parcelas, las líneas y a  veces hasta el detalle de cómo debía hacerse la representación, con qué elementos, estaban establecidos por la tradición, es decir por las reglas que se deducían de imitar a los clásicos.

 

     La imitatio no era, pues, un asunto baladí, sino que estaba implícito en él toda una concepción de cómo debía formarse y de cómo debía practicar su arte un escritor.

     El poeta, como vemos, no estaba solo ante la hoja en blanco, sino que estaba arropado por una tradición de siglos (quizá con metáforas así nos hagamos una idea de la hondura y fertilidad de este concepto).


[cursosposts title=»Lecciones de este curso»]

[cursos title=»Cursos en línea con wordpress:» number=10]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.