Lección 18 Comentario de textos de poesía del Siglo de Oro

CURSO DE COMENTARIO DE TEXTOS DE POESÍA DE LA EDAD DE ORO

Lección 18


11.5. El tema amoroso.

 

     Tanto en el tema amoroso como en los demás, predomina el convencionalismo, tanto en los temas como los motivos y argumentos que los desarrollan. Se acogen al repertorio de temas y tópicos establecidos por la tradición clasicista: ya hemos visto que no ven en esto una limitación, sino un modo de enriquecer y multiplicar sus posibilidades creativas.

 

     El poeta estará más o menos cerca emocionalmente de lo que escribe según épocas y autores, pero, en general se presta menos que en otras periodos literarios a la emotividad, a la expresión directa y desnuda o descarnada de los sentimientos.

     Unos -los renacentistas en general- son más contenidos, racionalizan la expresión de sus pasiones. El culto a la razón tiene como una de sus consecuencias el deseo del control de sí mismo, aspiración del hombre sabio y virtuoso de raigambre clásica y, en especial, estoica. En el arte puede ver un modo de aliviar su dolor racionalizándolo. Utilizan el arte precisamente para armonizar esa parte irracional e incontrolable de su ser con la otra parte, la racional. Convirtiendo las pasiones en arte, consiguen integrarlas, hasta cierto punto, en el conjunto armónico de razón y sensibilidad que es el hombre.   

     Esa pasión incontrolada que ve brotar en su interior desequilibra la estabilidad de su ser, abre una puerta al instinto, a la parte oscura e irracional del hombre. Subliman ese sentimiento integrándolo en una visión idealizada del hombre que incluye todo lo que les propio: razón y sentimientos. El amor brota del alma misma y no de los deseos del cuerpo. Su condición es espiritual. Dedicando su vida al amor, el hombre dedica, por tanto, su vida a su espíritu. Elevar ese sentimiento a poesía, forma parte del proceso idealizador. El arte es una vía de expresión y reflexión sobre esa naturaleza profunda del amor, más allá de las apariencias engañosas del deseo sensual. La poesía, es parte, por tanto, de un proceso de relativa «racionalización» de la pasión; contribuye a darle un explicación racional y espiritual, por encima de su apariencia irracional y material. Así, el amor que en principio desestabiliza al hombre, y que, mal entendido, puede  empobrecerlo y destruirlo, se convierte en uno de los pilares fundamentales que lo dignifican. El amor, que se manifiesta primero como pasión y podría desviar al hombre hacia lo material, se convierte un elemento de mejoramiento moral y espiritual del hombre. De este modo se restablece la armonía.

y el poeta se mostrará orgulloso de dignificar su alma albergando un sentimiento tan elevado y puro, aunque su no realización lo haga desgraciado. 

     Este esquema conceptual sirve de base también a la poesía barroca. Pero en el Barroco hay además otras posturas que igualmente se alejan del concepto romántico de la expresión «directa» de la emotividad. Así, nos encontraremos con actitudes como la de quienes eludirán la expresión de sus sentimientos refugiándose en la búsqueda de la ingeniosidad conceptual (conceptistas) o de la belleza artística absoluta (culteranos). Por último, también sobre todo en el Barroco- habrá quienes intenten exprimir e intensificar al máximo la tradición poética que han recibido para lograr expresar el desgarramiento de su ser.

     En definitiva, tanto en el Renacimiento como en el Barroco, la experiencia no se traslada tal cual al arte, sino que debe pasar un proceso de elaboración artística. La poesía es uno de los elementos que deben ayudar al hombre a racionalizar (es decir, a comprender y dignificar) lo que vive.

 

     La sensualidad, en consecuencia, generalmente se haya trasladada a la naturaleza que suele enmarcar la expresión del sentimiento. O limitada a la enumeración de los rasgos tópicos de la belleza femenina (piel blanca, cabello rubio, ojos claros, etc;), o a su comparación hiperbólica con elementos naturales.

     También consecuentemente, en cuanto al tono, suele predominar el intelectualismo; frío en los peores poetas o poemas, y en los mejores casos, más sentido y conmovedor. Al tono conceptuoso contribuye el llamado «psicologismo», la disección minuciosa de los diferentes estados emocionales del enamorados.

 

     El amor expresado será de raíz  cortés-neoplatónica. No coloca en primer plano el amor sensual que normalmente es considerado inferior, un defecto. Es un amor idealista, espiritual, platónico. Confluyen en este punto tres herencias, la neoplatónica, la del dolce still nuovo y su concepción de la dona angelicata, y la del  amor cortés. Cuando en esta poesía se habla de amor, hemos de dar por supuesto que no se está hablando del amor físico, salvo referencia explícita en sentido contrario.


[cursosposts title=»Lecciones de este curso»]

[cursos title=»Cursos en línea con wordpress:» number=10]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.