Comentario de El día se ha ido

EL DÍA SE HA IDO

ÁNGEL GONZÁLEZ PROSEMAS O MENOS (1985)

Comentario hecho por un alumno de 17 años, Nivel Bachillerato/Selectividad

Ahora andará por otras tierras,
llevando lejos luces y esperanzas,
aventando bandadas de pájaros remotos,
y rumores, y voces, y campanas,
-ruidoso perro que menea la cola -5
y ladra ante las puertas entornadas.

(Entretanto, la noche, como un gato
sigiloso, entró por la ventana,
vio unos restos de luz pálida y fría, y
se bebió la última taza.) -10

Sí; definitivamente el día se ha ido.
Mucho no se llevó (no trajo nada);
sólo un poco de tiempo entre los dientes,
un menguado rebaño de luces fatigadas.
Tampoco lo lloréis. Puntual e inquieto, -15
sin duda alguna, volverá mañana.
Ahuyentará a ese gato negro.
Ladrará hasta sacarme de la cama.

Pero no será igual. Será otro día.

Será otro perro de la misma raza.

LOCALIZACIÓN

Poema de Ángel González. Ángel González está situado dentro de la Generación de los 50, una de las generaciones surgidas después de la Guerra Civil, durante la posguerra.
Este poema pertenece a su libro, Prosemas o menos, publicado en 1985.
Llama la atención el título del libro puesto que sale de lo normal. Es un título sugerente, informal y con cierto tono de ironía. Parece que el libro lleva este título porque con él, el autor, quería expresar cómo veía sus propios poemas. El autor toma las palabras «prosa `poema» y crea la palabra «prosemas», como si sus poemas fuesen versos muy unidos a la prosa. Por ello, en este poema veremos rasgos característicos de la prosa y que rara vez se utilizan en verso.
Está compuesto por versos de arte mayor, a excepción del undécimo verso, compuesto por un bisílabo de arte menor. Está dividido en tres estrofas. La primera tiene diez versos, la segunda nueve y la tercera dos. Esta estructura atípica advierte de cierta irregularidad. En principio, se podría deci que esta irregularidad existe en todo el poema, puesto
que encontramos versos de medidas diferentes. Aunque la mayoría son versos de once sílabas, también hay de dos, de nueve, y alguno de catorce sílabas. Esta irregularidad reafirma más la visión del poema como un tipo de composición unida a la prosa, ya que no tiene la estructura y uniformidad típicas de las composiciones en verso. En una segunda lectura, podríamos hacer, evitando las sinéresis y sinalefas, que los versos de nueve se alargaran hasta once sílabas. Pero aún así, seguiría teniendo esa irregularidad. Tiene una rima asonante en los pares y los impares quedan sueltos

ESTRUCTURA DEL TEXTO

El poema está estructurado en tres partes.

I A-El día se va y llega la noche. (vv. 1 al 10).
B-El día se ha ido pero volverá mañana,
tras la noche. (vv. 11 al 19)
C-Mañana vendrá otro día distinto, pero de iguales características que el anterior. (vv. 20 al 21).

TEMA

El tema expresado a través del poema es la visión esperanzadora de que tras la noche siempre llega el día, aunque este no se diferencie mucho del anterior.
A través del poema vemos que el autor habla del día como algo positivo. El día que trae de nuevo la luz después de la oscuridad de la noche, el día como espacio de tiempo en el que se espera hacer algo que no se hizo o en el que se espera que pase algo nuevo, algo distinto a lo de todos los días. En este punto se muestra un tanto pesimista, quizás porque el día, los días, pueden resultar monótonos. Por eso en el último verso dice, «será otro perro de la misma raza», porque el día que vendrá será otro día pero con características similares al anterior, no cambiará mucho. Aun así el día está tratado en sentido positivo, al contrario de la noche, donde no hay luz, no hay movimiento.

ANÁLISIS DE LA FORMA

En la primera estrofa, en el primer verso, cabe destacar e adverbio, «ahora», que indica presente y el verbo en futuro «andará». Estas dos palabras contrastan y nos hacen pensar que se está hablando de algo que está ocurriendo lejos de nosotros, da sensación de nostalgia, de añoranza. Además en/»andará’¡ hay una personificación del día, al que se le atribuyen cualidades humanas tales como andar, llevar y aventar, como ocurrirá también en el segundo y tercer verso.
Estas personificaciones humanizan el día, le dan un sentido positivo. Además nos conducen directamente hacia la comparación del día con un perro. (v.4). En el segundo verso, «luces y esperanzas», quiere decir que llevará la luz del nuevo día a los lugares por los que pase y además llevará esperanzas, ilusiones.
En el tercer y cuarto verso, «aventando bandadas de pájaros remotos»/ «y rumores y voces y campanas», la personificación existente en «aventando», transmite una imagen perfecta de un día, de un cielo lleno de pájaros, de un pueblo despertando entre rumores voces y campanas. Es como si con la llegada del día, con su luz, con el viento, este hiciera dispersarse a los pájaros.
La palabra «remotos», puede referirse a que están en otro lugar, en un lugar lejano. También puede querer decir que están volando muy alto. Tal vez sea una alusión a los pájaros que existen desde que existe el día. Es decir, que esta imagen del amanecer, del despertar se viene repitiendo desde hace tiempo. Los dos versos permiten que imaginemos el amanecer, el despertar de cualquier y de todos los lugares por la mañana y transmite una agradable sensación.
En el tercer verso hay una aliteración de sonidos en b ,en d y en t, que dan fuerza al verso y además en ,»aventando bandadas», se produce una onomatopeya, ya que las uves, bes y tes parecen imitar el sonido real del viento. En el cuarto verso, «y rumores y voces y campanas», hay una enumeración polisindética que transmite una sensación de énfasis, de hincapié de todas las cosas que hará el día a su paso. Pero un énfasis nostálgico,porque enumera un serie de cosas que están pasando en otro lugar. Además esta enumeración está estructurada siguiendo el orden de las cosas tal y como se suceden en la realidad. Primero vienen los rumores, temprano, luego las voces y antes y después las campanas anunciando el día y dando las horas.

Hay una onomatopeya en «rumores y voces y campanas», ya que las
palabras imitan el sonido real? La utilización de los verbos en
gerundio en el segundo y tercer verso, dan una visión mitificada del día, todas las acciones que se describen son buenas. El día lleva la luz, la esperanza ,etc. En el quinto y sexto verso está simbolizado el día en la figura de un perro. Y se dice que es «ruidoso». Este adjetivo se refiere a las cosas que anuncian y caracterizan al día. Con el día se acaba el silencio, empieza el ruido, la gente habla, los perros ladran, suenan las campanas, etc. Además dice que este perro «menea la cola». Esto significa que el día es alegre como el perro que menea la cola. Esta acción del perro, le otorga al día , de nuevo, cualidades humanas, positivas.

«y ladra ante las puertas entornadas». (v.6).

El perro está contento y ladra ante las puertas. El día , como el perro está alegre y se acerca a las puertas que no están cerradas, que empiezan a abrirse al nuevo día, que al no ser de noche, no sienten desconfianza , ni miedo y entreabren la puerta para que pueda entrar la luz del nuevo día.

«Entretanto, la noche, como un gato»/»sigiloso, entró por la ventana». (vv . 7 y 8) .

Aquí aparece la primera palabra, «entretanto», que no se acostumbra a utilizar en verso y que sí se utiliza en prosa. Con ella se puede ver claramente lo que el autor advertía con el título de su libro Prosemas o menos. Podemos ver cómo introduce rasgos característicos de la prosa en sus poemas. Con ello consigue además que uno sea capaz de imaginar mejor la situación, como si de un cuento o una novela se tratase.
En «la noche, como un gato», vemos la comparación que hace el autor de la noche con un gato, un animal que, por naturaleza es menos sociable que el perro y además, como la noche produce mayor desconfianza y miedo. Dice que entra por la ventana «sigiloso». Utiliza aquí el autor este adjetivo que es además otra cualidad del gato, para decir que la noche, a medida que el día se va yendo, llega. Y además llega poco a poco, despacio, silenciosa, sin darnos apenas cuenta. Y cuando miramos por nuestra ventana, vemos que ya no hay luz, que todo está oscuro, que se ha hecho de noche. Compara la noche con un gato en sentido negativo, destacando del gato todo lo que tiene de receloso, traicionero, etc.

«vio unos restos de luz pálida y fría»/»Y se bebió la última taza». (vv.9 y 10) .

La noche, como un gato, vio que el día se iba, que la luz se iba y «se bebió la última taza, Y vino para llevarse la poca luz que quedaba e imponer su oscuridad.
Al final de la primera estrofa, la noche está llegando y al principio de la segunda ya es de noche completamente:

«Sí;»/»definitivamente el día se ha ido».(vv.11 y 12).

El undécimo verse está formado solamente por un bisílabo, verso poco frecuente y que además resulta extraño porque todos los demás versos son/de arte mayor.
Este bisílabo es además una afirmación, que está aislada formando un verso, para dar mayor énfasis, más rotundidad, para decir que no cabe la menor duda de que el día se ha ido, para anunciar que ya es totalmente de noches
En «definitivamente», encontramos otra partícula propia de la prosa, un adverbio en -mente, y no del verso. Todavía enfatiza más la afirmación. «Mucho no se llevó (no trajo nada)»/»sólo un poco de tiempo entre los dientes»/»un menguado rebaño de luces fatigad s».(vv. 13,14 y 15).
En el décimo tercer verso hay un quiasmo entre los pronombres «mucho» y «nada» y los verbos «llevó» y «trajo». Esto hace que resulte una frase con un cierto pesimismo. El día no trajo nada nuevo y tampoco se llevó nada. Fue un día normal, igual que todos. Sólo trajo un poco de tiempo «entre los dientes». Se refiere a los dientes con que el perro coge, sujeta las cosas. Trajo un tiempo pero no lo soltó, lo retuvo entre sus dientes, no dejo que se le escapara, que los demás lo cogieran. Un tiempo, por tanto, breve, fugaz. Sólo trajo un poco de luz y después se la llevó. La luz, como el propio día es fugaz, efímera.
«Tampoco lo lloréis. Puntual e inquieto,»/»sin duda alguna, mañana». (vv. 16 y 17)

«Tampoco lo lloréis’. Es es una frase más típica del lenguaje hablado, de la prosa. esulta incluso, informal. Es una llamada al ánimo, a la esperanza. No hay que preocuparse tanto, aunque es fugaz, es bonito, alegre y volverá mañana otra vez, no se ha ido para siempre.
«Ahuyentará a ese gato negro»/»Ladrará hasta sacarme de la cama Volverá mañana a ahuyentar a la noche a hacer que se vaya. Cuando el día venga mañana, la noche si irá y volverá el día, la luz, la esperanza.
La noche se compara a un «gato negro». El color negro del gato y la noche, es negativo. De nuevo aparecen verbos en futuro, «ahuyentará» y «ladrará». Esta vez simbolizan la esperanza, la ilusión por que llegue el día. El verbo «ladrará», identifica además la entrada del nuevo día. Ese ladrar es sinónimo del rumor de la gente por la mañana, del gallo que canta, del ruido de las campanas, del despertar, salir de la cma, etc. Por eso dice «vendrá a sacarme de la cama», porque con el ruido de la mañana, con la luz del sol, se despertará.

La última estrofa está compuesta por dos versos solamente, con la intención de remarcar más el significado del tema.
«Pero no será igual. Será otro día.»/»Será otro perro de la misma raza». (vv. 20y21) .)

Hay una anadiplosis entre (el final del vigésimo y vigesimoprimer verso, que sirve para remarcar más la comparación entre «perro» y «día».
Nos encontramos también una antítesis entre «no será» y «será». Esta antítesis introduce el verso final, que es contradictorio al anterior. Primero se dice que el día que llega no será igual, será otro día. Y después, «será otro perro de la misma raza».
Pero tendrá las mismas características que el anterior, aunque nunca haya dos días iguales, se diferenciarán poco. A así, prefiere el día a la noche. No espera del día que sea algo maravilloso, fuera de lo normal, se conforma con que llegue.
Porque mientras haya un día al que esperar habrá esperanza, habrá ilusión. Después de la noche vendrá el día.
Por eso este poema lleva por título, «El día se ha ido». Es un título de cierto matiz melancólico. Cuando el día se va , se va la luz, el movimiento y llega la noche, el silencio, la oscuridad. Por eso se espera con ilusión y esperanza la llegada del nuevo día.

CONCLUSIÓN

Es un poema de escasa complicación retórica y esto concuerda perfectamente con la intención de hacer, una especie de prosa en verso, del autor.

Nivel Bachillerato/Selectividad, comentario hecho por un alumno de 17 años

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.