Soneto III de Luis Carrillo y Sotomayor, Con qué ligeros pasos vas corriendo

Luis Carrillo y Sotomayor, Soneto III

¡Con qué ligeros pasos vas corriendo!
¡oh cómo te me ausentas, tiempo vano!
¡ay, de mi bien, y de mi ser tirano!
¿cómo tu altivo brazo voy siguiendo?

Detenerte pensé, pasaste huyendo, 5
te seguí, y ausentástete liviano,
te gasté a ti en buscarte, ¡oh, inhumano!
Mientras más te busqué, te fui perdiendo.

Ya conozco tu furia, ya humillado,
de tu guadaña pueblo los despojos; 10
¡oh, amargo desengaño no admitido!

Ciego viví, y al fin, desengañado,
hecho Argos de mi mal, con tristes ojos,
huir te veo, y véote perdido.

LOCALIZACIÓN
Luis Carrillo y Sotomayor es un soberbio poeta del Barroco…

Verso libre y versículos

La poesía clásica se apoya en cuatro ritmos:intensidad,tono,timbre y cantidad.

En la poesía moderna a veces se ha intentado distinguir entre verso libre y versículos, aunque con el tiempo, ambos términos han venido a confundirse.

El término verso libre se empleó bien pronto de un modo amplio para caracterizar la métrica de un poema moderno de aspecto «poco convencional» desde el punto de vista métrico.
A veces también se llama verso libre, erróneamente al verso que queda sin rimar en una composición donde los demás versos (o la mayoría) sí que riman: eso es un verso suelto, no un verso libre.

Por último…

Comentario de un fragmento de la ÉGLOGA I de Garcilaso

Garcilaso de la Vega fragmento de la Égloga I Cual suele el ruiseñor con triste canto quejarse, entre las hojas escondido, del duro labrador que cautamente 5-le despojó su caro y dulce nido de los tiernos hijuelos entretanto que del amado ramo estaba ausente, y aquel dolor que siente, con diferencia tanta 10-por la dulce … Leer más