Comentario de un soneto de quevedo (5)

Esta entrada es la parte 4 de 7 del curso Ejemplo de comentario según el método Díez Borque

TONO

Ella se suelta el cabello (#44743)

En el poema domina un tono melancólico.
Quizá no quepa decir que es pesimista o trágico. El enamorado siente impotencia y frustración y  le embarga también lo que podríamos denominar un sentimiento  de nostalgia por lo que nunca alcanzará: ella, su amor. Él entiende que no hay esperanza para su amor pero, en línea con la tradición petrarquista, lo asume como un destino. El amor dignifica a la persona, incluso si la hace infeliz.
Este es el origen de cierta autocomplacencia en su desgracia, de cierta recreación deleitosa  en el dolor que proviene de tan ennoblecedoras fuentes: del amor que él siente y de la amada y su belleza.  Platonismo y petrarquismo se dan la mano aquí. Este planteamiento -casi un silogismo poético- presenta al poema como un fruto característico de una tradición poética que cuando escribe Quevedo tiene ya más de un siglo en la literatura castellana.
El neoplatonismo consideraba la belleza física un trasunto de la belleza espiritual  que sieguiendo las escalas neoplatónicas, elevaba al espíritu del enamorado hasta la contemplación de La Belleza y de Dios mismo en última instancia.
La lírica petrarquista -como  ya antes la trovadoresca- entendía el amor como destino y realización de la persona y de su alma. El enamorado debaía ser fiel no ya a su amor, sino también al dolor que ese amor pudiera provocarle.
Ni siquiera siendo rechazado su amor es abatido. El enamorado se enorgullece de su condición y de su conducta y las equipara a una serie de figuras mitológicas, en un juego alegórico que sitúa en primer plano la hondura de su dolor, pero también, la grandeza, la constancia y ejemplaridad de ese sentimiento amoroso.

En cuanto al tipo de mímesis, en este poema hablaríamos de una totalización sintética y esencial, como ya ha quedado sugerido cuando hemos comentado el argumento. Los únicos detalle que conocemos, a fin de cuentas, son que la mujer se soltó el cabello y que éste es rubio, largo y ondulado. Todos los demás elementos anecdóticos de la situación  han quedado fuera de la recreación poética.
Condiderándolo desde el otro extremo de esa elaoración poética, el proceso de proyección metafórico-mitológica nos ofrece, en definitiva, una representación idealista y psicológica que por fuerza había de resultar en un poema muy alejado del realismo mimético. En este soneto no contemplamos el mundo con sus perfiles concretos, sino la geografía emocional del enamorado.

Por último, el grado de inmediatez característico de la lírica se encuentra aquí algo desplazado. Sí, porque la voz poética se desdobla para distanciarse y elevar a la categoría de sublime su sentimiento amoroso. Interpone entre ella y el lector el protagonismo de «corazón» de cuyos hechos se convierte en narradora por la peculiar modulación del poema de la que ya hemos hablado.

TEMA

Podríamos redactarlo como la desesperación ante la contemplación de la belleza de la amada.

NAVEGAR POR ESTE CURSO<<Anterior<<<<Anterior<< >>Siguiente>>

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.