Comentario de un soneto de quevedo (3)

Esta entrada es la parte 3 de 7 del curso Ejemplo de comentario según el método Díez Borque

II. ANALISIS DEL CONTENIDO.
El autor en el texto: actitud-postura-punto de vista-disposición de la transmisión-grado de implicación.

-Actitud global ante la realidad exterior



El sentimiento que se intenta expresar es absolutamente subjetivo, la forma de expresarlo, metafórica, alegórica, el poeta transforma completamente la realidad en clave estética petrarquista.

El subjetivismo caracteriza a este soneto,sin embargo, el poeta adopta la forma de un distanciamiento.
El yo poético se desdobla y se contempla a sí mismo como desde el exterior, por el hecho de proyectar sus sentimientos sobre su corazón, (que es el sujeto de casi todo lo que se predica en el texto) y por referir los sentimientos analizados a ese corazón en primera instancia y no a sí mismo directamente.
Al contemplar los propios sentimientos desde fuera, se intensifica el patetismo de la expresión: es como asistir a un ejercicio de autocompasión (todo un subtópico dentro de la lírica amorosa de raíz  petrarquista).  Así se subraya el desgarramiento emocional en el que vive enamorado.

-Punto de vista.

Como es propio de la lírica, yo poético es también el yo la transmisión o comunicación.
Sin embargo, por los procedimientos que venimos señalando, el centro de atención se desplaza metonímicamente  desde el yo hacia «corazón», punto de reerencia de un amplio y hermoso despliegue alegórico-metafórico que eleva al nivel trágico de los mitos clásicos el desencuentro amoroso al que hace referencia el poema.
Esta distancia o desplazamiento, como ya hemos comentado, hace más desgarrador el poema.

-Disposición de la transmisión.

No hay una disposición realista, ni siquiera en los aspectos descriptivos. Los objetos descritos no son, en realidad, entes físicos, materiales, sino psicológicos, emocionales: sentimientos.

Las metafóricas alusiones a la belleza de la mujer  se hacen  refiriéndose exclusivamente a su cabello sus características: rubio y ondulado.
Pero estas alegorías apoyadas en la mitología tampoco se centran en lo físico: no sustantivo, lo central es un sentimiento; no que el cabello será rizado y rubio,  sino lo que esa belleza ha despertado: una pasión no correspondida.
El centro de atención del problema del poema no es la belleza física, sino el desdén de la amada y los efectos de ese rechazo sobre el enamorado. Esa situación dolorosa, el sufrimiento amoroso, es lo que se canta en el poema.

NAVEGAR POR ESTE CURSO<<Anterior<< >>Siguiente>>

5 comentarios en «Comentario de un soneto de quevedo (3)»

  1. Humberto, sí, por favor. En el medio académico y cultural siempre se ha hecho así, sin necesidad de ningún invento tipo creativecommons

  2. Navega por la serie hasta el principio o dale al primer link del recuadro de la serie (Ejemplo de comentario según el método Díez Borque).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.