El fondo y la forma en un texto literario

Esta entrada es la parte 12 de 15 del curso Introducción al comentario de texto

CURSO DE INTRODUCCIÓN AL COMENTARIO DE TEXTOS

Lección 6

 2.2.- El fondo y  la forma en un texto literario. Características.

¿Recuerdas los textos sobre las olimpiadas del principio de este curso? Recordémoslos aquí:

Si nosotros tuvié­ramos que hacer un análisis meramente lógico de los tex­tos sobre la olim­piada -es decir, señalar sólo las ideas presentes en ellos- quizá nos bastaría con decir que los tres tienen el mismo contenido. Pero esto no podemos decirlo en un análisis literario.

La idea básica de varios textos literarios puede ser la misma o muy parecida, pero en un análisis literario no consideramos solamente las frías ideas sin más. Los textos literarios no se componen sólo de ideas. Hay en ellos sensaciones, emociones, sentimientos que forman parte del CONTENIDO del texto. Por tanto, para reconstruir en un comentario el contenido de un texto hemos de tratarlo como un complejo de ideas, emociones, sensaciones, sentimientos, etc. Por eso, en un comentario de textos, a la hora de señalar lo que llamaremos TEMA (el núcleo significativo del texto) deberemos recoger en él obligatoria­mente los matices (emocionales, sentimentales…) con que el contenido del texto está expresado.

En definitiva, especificar el tema -es decir, aislar lo más importante del contenido- no consistirá nunca en referirse a la idea central sin más. Tendremos que incorporar en el enunciado del tema los matices con que ese contenido está expresado, los matices que a ese contenido incorpora la forma concreta con la que está expresado, que se deben a la forma concreta que posee el texto en cuestión.

Muchos textos hablan de la muerte, pero en unos el tema será desesperación ante la muerte, en otro, deseo de la muerte, en otro, resignación  por la llegada de la muerte, etc.

El comentario se propone especificar las relaciones de solidaridad que existen entre fondo y forma y para ello, el tema debe ser lo más preciso posible, pues es el punto sobre el que nos apoyamos para llevar adelante todo el análisis.

En otro orden de cosas, es obvio que necesitamos comprender el significado de un texto para comentarlo, pues si no, el comentario no se tendría en pie. Pero con demostrar que se ha comprendido el texto no basta. Eso no es un análisis literario. Eso sería un análisis lógico. La comprensión del contenido  no es el único objetivo del comentario, aunque sí es una de sus principales consecuencias. El objetivo, venimos reiterándolo, es desvelar la red de conexiones existentes entre fondo y forma: la organización, el funcionamiento, el sentido y la intención del texto.

Ejemplos

Hagamos bueno todo esto volviendo sobre los textos de la olimpiada. Os voy a proponer tres «temas» (he colocado entre comillas «temas» porque ni estamos ante textos literarios, ni son verdaderos temas, pero nos sirven para asentar cuanto hemos dicho de un modo fácil de captar).

Propongo, pues, estos «temas» para nuestros textos:

TEXTO-1= Explicación razonada y técnica de la suspensión de las  olimpiadas.

TEXTO-2= Escueta información sobre la suspensión de las  olimpiadas.

TEXTO-3= Patética queja de un ciudadano ante la suspensión de las   olimpiadas.

Le hemos dado un contenido distinto a cada texto. Cada tema incorpora a una misma idea central, unos matices distintos que son los que le dan a cada texto su personalidad propia. Veamos ahora si estos temas así matizados serían más útiles para comentar literariamente los textos que el simple enunciado «la suspensión de las olimpiadas».

Vamos a escoger algunos rasgos formales y a comprobar si nuestros temas nos ayudan o no a explicarlos. En teoría, estos nuevos temas «personalizados» deberían explicarnos las peculiaridades formales distintas de cada uno de los textos. Vamos a ver.

RASGO FORMAL Nº1: COMPLEJIDAD DE LAS FRASES.
¿
En qué texto son más  complejas, en el texto 1 ó en el 2? ¿Los temas que les hemos asignado son             capaces de explicar el PORQUÉ de esta diferencia formal?

RASGO FORMAL Nº2: NATURALEZA DE LOS ADJETIVOS. [Este punto requiere una pequeña introducción. Para nuestros fines, vamos a distinguir dos tipos de adjetivos: DESCRIPTIVOS (que se limitan a señalar cualidades ob­jetivas: blanco, negro, ancho, redondo…) y VALORATIVOS (que se refieren a cualidades subjetivas: simpático, horroroso…)].
-¿
En qué texto se aprecia una mayor abundancia de adjetivos valora­tivos?
-¿
En cuál destacan los descriptivos?

-¿Los temas que hemos elegido explican o no el PORQUÉ de estas ­ peculiaridades formales de cada uno de los textos?

RASGO FORMAL Nº3: EXPRESIONES DE TIPO COLOQUIAL.
-¿En qué texto aparecen?
-¿En cuáles no?

¿Los temas que hemos señalado explican o no   el porqué de esta diferencia formal entre los tres textos?

RASGO FORMAL Nº4: EMPLEO DE EXCLAMACIONES. (Repetid el planteamiento)

RASGO FORMAL Nº5: USO DE COMPARACIONES Y METÁFORASdem).

Si nosotros nos hubiéramos conformado con decir que los tres textos tenían el mismo contenido, la misma idea principal –la suspensión de las olimpiadas- esto no nos hubiera servido de nada para comentar los textos.

Al hacernos preguntas similares a las anteriores como: ¿por qué hay tantos adjetivos de tal tipo en el texto tal?, con  ese «tema» hubiéramos tenido que responder «porque el tema es la suspensión de los juegos». ¿Y por qué hay tan pocos en el texto pascual? Y hubiéramos tenido que responder… ¡lo mismo!.

Al no pensar lo suficiente el tema, resulta que, en ese caso, el tema no nos servía para nada en ninguno de los tres textos. Eso es lo que hemos de evitar elaborando de manera concienzuda y precisa el tema del texto en cada comentario.

Esa es la idea clave, la de UTILIDAD. Como todo en el comentario de textos, el TEMA no es algo que tenga un valor por sí mismo. Es sólo una herramienta que nos ayuda a estudiar el texto (nuestro verdadero objetivo). Cuanto más preciso lo hagamos, más útil será.

Medio comentario está hecho con un tema bien pensado. Esta es una regla de oro (en realidad, esto es así, no porque el tema se algo «mágico», sino porque para llegar a formularlo con precisión hemos de reflexionar una y otra vez sobre el texto, con lo cual al final no es que hayamos dado con una frase más o menos afortunada -el tema en cuestión- sino que hemos penetrado en el ser íntimo del texto, hemos captado más hondamente su naturaleza, pensar el tema nos obliga a pensar con más precisión el texto).

NAVEGAR POR ESTE CURSO<<Anterior<< >>Siguiente>>

2 comentarios en «El fondo y la forma en un texto literario»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.